HIJO A TRABAJAR

Guadalupe Cadena. Revista Dinero Inteligente
Fuente: Expansión Dinero Inteligente Número 7 | Septiembre 2009 | sección: Reportajes


Si deja el videojuego y busca un empleo, tu hijo podría ser más exitoso en el futuro. Mira cómo se puede hacer.

 

A sus 21 años, Julio Armín tiene una breve pero diversificada historia laboral. Primero trabajó en un local de comida rápida, luego en la exigente empresa de entretenimiento Cinemex y después en Blockbuster.


Durante casi un año conoció el mercado laboral, ganó un sueldo y entró al mundo de los adultos. Así entendió que si quería mejores condiciones de vida tendría que adquirir conocimientos mediante una carrera universitaria, así decidió inscribirse en diseño industrial. “Mientras trabajé, me di cuenta que si no estudias es difícil que una empresa te contrate, te pueden rechazar si te falta edad y si no tienes experiencia (laboral) es peor, por eso hay muchas cosas que tienes que cuidar” reflexiona el joven al hacer su balance.

 

Julio no tenía necesidad de trabajar. Su idea no era ganar dinero sino darse tiempo para escoger una carrera.

 

Otros jóvenes se toman pausas, voluntarias o forzosas, porque reprueban la escuela, fueron rechazados del sistema público de educación media y superior o tienen cubierta sus necesidades pero no encuentran un estímulo.

 

Cuando un joven se encuentra ocioso en casa, la mejor terapia es el trabajo, dice Guillermina Nava, psicóloga y directora del Instituto Mexicano de Orientación Vocacional y Profesional A.C. (IMOVO). “Si los hijos no hacen nada”, advierte “se desmotivarán, su autoestima bajará, se sentirán fracasados y podrían caer en la adicciones”.

 

La especialista recomienda a los padres de familia no desesperarse y convencer a sus hijos de buscar opciones de empleo. Si surgen resistencias de los jóvenes, dice Nava, “quiere decir que hay conflicto de autoridad en la familia y que el hijo ha ganado poder, por lo que los padres tienen que recuperar su rol de tutores, pero sin perder en ningún momento la comunicación con el hijo”.

 

ALGUNAS IDEAS SOBRE DÓNDE TRABAJAR

 

En México, unos 13.9 millones de jóvenes, de entre 15 y 19 años, participan en las actividades productivas. De éstos casi 60% se desempeñan en el sector de servicios, como comercios, restaurantes, banca o telecomunicaciones.

 

McDonald´s destaca como uno de los empleadores de jóvenes. Otras son Nutrisa, Wal-Mart y Cinépolis.

 

Guadalupe Hernández, directora de Recursos Humanos de McDonald´s de México, refiere que no hay mejor puerta de entrada al mercado de trabajo para un joven inexperto que una empresa reconocida, ya que se fomentan principios básicos, como el sentido de responsabilidad, la autodisciplina, el manejo del dinero y la puntualidad.

 

Otro punto a favor es que estas empresas dan entrenamiento y un plan de carrera a sus empleados. En McDonald´s 95% de los gerentes empezaron como empleados de mostrador. Cinépolis tiene programas de becarios para absorber a recién egresados de la educación superior.

 

Los jóvenes aprenden a relacionarse con los clientes y sus colegas, sin olvidar que su experiencia laboral bien apreciada por otros empleadores como la banca, agrega Rodolfo González, capacitador de empleados de Nutrisa.

 

Los requisitos de ingreso varían, pero en general, se pide una solicitud, acta de nacimiento, constancia de estudios, asistir a una entrevista con el reclutador y cumplir con los cursos de entrenamiento. Los de 16 y 17 años deberán tener una carta con el permiso de sus padres.

 

El monto y las formas de pago varían: McDonald´s paga 13 pesos por hora trabajada, mientras Nutrisa ofrece entre 2,500 y 3,000 pesos mensuales. Las empresas están obligadas a registrar a sus empleados al IMSS, pero algunas contratan primero en periodos de prueba de tres meses, tiempo en que sólo ofrecen seguro médico.

 

Otra opción es el trabajo voluntario en organizaciones civiles o de gobierno, aunque la paga es pequeña o a veces ninguna, permite a los jóvenes ganar sensibilidad ante los problemas sociales e insertarse en la comunidad, según el Instituto Mexicano de la Juventud. En el gobierno del Distrito Federal el programa de empleo de verano contrata para reforestación y campañas de ahorro de energía.

 

Si los 29.1 millones de jóvenes mexicanos de entre 15 y 20 años de edad buscaran cómo ocuparse en las actividades económicas, sus probabilidades de ingreso al mercado de trabajo serían mayores, refieren los entrevistados.

 

UN PLAN DE CARRERA ENTRE PADRES E HIJOS

 

Aun sin acabar la carrera, Julio ya sabe lo que es recibir instrucciones, acatar órdenes y coordinarse con otros colegas. El sueldo recibido fue bajo, 2,000 pesos mensuales en Blockbuster y 2,500 en Cinemex, pero sabe que tiene una ventaja sobre sus compañeros de escuela, pues cuando termine la carrera se sentirá más seguro para pedir empleo.

 

Ese camino lo conoce Mónica González, ingeniería en sistemas, con ingresos mensuales de 25, 000 pesos. Antes fue empleada en una tienda departamental, lo que le permitió cambiarse a una aseguradora y de ahí a Santander.

 

Los hijos con el apoyo de sus padres, necesitan reflexionar, sobre la construcción de un plan vocacional, lo que implica entender que el primer empleo es “el primer peldaño de una escalera” y no un “salvavidas para la eternidad”, comenta la psicóloga Nava, cuya institución ha colaborado con la Secretaria de Educación Pública en varias escuelas.

 

De tres meses mínimos a un año máximo es tiempo suficiente para que un joven pueda trabajar mientras piensa si quiere estudiar una carrera profesional,,una técnica o si desea continuar en el mercado de trabajo. Se sugieren empleos de medio tiempo, no de tiempo completo, para que el joven tenga espacio para capacitarse en alguna habilidad que quisiera reforzar, como: idiomas, computación, matemáticas, oratoria, diseño o el deporte.

 

“Un año es bueno para madurar como persona y crecer cognitivamente antes de ingresar a la universidad o de emprender lo que el joven quiera, porque se sentirá más seguro de sí mismo”, comenta la experta. 

 

¿CÓMO CONSIGO CHAMBA?

 

  Pregunta en sucursales de restaurantes de comida rápida y salas de cines

 Revisa la bolsa de trabajo en el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve)

 Fuera del D.F: los institutos juveniles de los estados cuentan con programas de servicio social,

becarios o trabajo comunitario. Por ejemplo el Instituto Mexiquense de la Juventud, tel: 5770-4126

 Consulta las bolsas de trabajo de los bachilleratos, institutos tecnológicos y universidades

 En empleo.gob.mx hay un apartado para jóvenes